tipos de seguros de vida

Tipos de seguros de vida

Es un producto perteneciente al ramo de seguros personales o para personas y se refiere a la póliza ofrecida que cubre el riesgo de muerte, supervivencia e incapacidad, es decir, el riesgo que pueda afectar a la existencia de un individuo.

Entre los tipos de seguros de vida se encuentran:

Seguro de vida para riesgos.

En este la función de la póliza es que el beneficiario reciba el capital que se acordó en el caso de que el titular fallezca, tiene dos modalidades.

    • Vida entera. El pago del capital que se acordó en la póliza se hace justo después del fallecimiento del asegurado, sin importar cuando tenga lugar. También se puede elegir entre primas vitalicias con las que el pago se hace durante la vida del asegurado o primas temporales cuando el pago se realiza durante un número de años acordados o hasta su muerte si esto sucede antes del vencimiento del contrato.
    • Vida temporal. Se cubre el riesgo de muerte durante un periodo de tiempo concreto y estipulado en la póliza, la obligación de la aseguradora llega a su fin al vencimiento del contrato.

Seguro de vida para ahorros.

También se conoce como “Seguro en caso de vida”, el beneficiario recibirá un capital establecido al llegar la fecha de vencimiento de la póliza  en caso de seguir con vida será recibido por el titular. A lo largo de un tiempo establecido la persona paga primas, este tipo de seguro es conocido como una inversión que ofrece intereses bajos pero presenta un riesgo reducido.

Seguro de vida mixto.

Actualmente son los más contratados y en ellos se garantiza el pago de un capital a los beneficiarios de la póliza en caso de fallecimiento del asegurado pero también puede entregarse al titular en caso de que al llegar el vencimiento éste continúe con vida.

Al contratar algún tipo de seguro de vida es de suma importancia tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Suma asegurada. Cantidad que se recibirá en caso de fallecimiento o imposibilidad de generar ingresos debido a problemas físicos. Dependerá de el número de personas que dependen del titular y sus edades, el gasto que se realiza en el hogar mensualmente, posibles gastos como educación o salud, los ingresos mensuales que se tienen; todo esto ayudará a calcular una cantidad real que garantice el nivel de vida que se lleva en ese momento y que sea acorde con la capacidad de pago.
  • Prima. Será el precio que se pagará por el seguro, dependerá de la suma asegurada que se desee, edad, sexo, actividades que se realicen, estado de salud, etc. Se debe tener en cuenta que existen muchas aseguradoras que ofrecen estos productos y no siempre el precio más bajo o el más alto debe ser la principal razón para contratarlo, hay que verificar las condiciones y beneficios que se ofrecen para hacer una comparación y elegir el mejor producto.
  • Coberturas. Son las que cubren los riesgos que se pueden sufrir, la principal en este tipo de seguros es la de fallecimiento pero existen otras como invalidez, pérdidas orgánicas, gastos funerarios, enfermedades terminales, etc.
  • Beneficiarios. Son las personas que recibirán la suma asegurada en caso de fallecimiento o algún problema que imposibilite que el titular lo haga; cuando se designen se debe prestar atención al escribir su nombre pues debe ser claro y preciso especificando el porcentaje de la suma que corresponde a cada uno, no elegir a beneficiarios que en ese momento sean menores de edad y no designar beneficiarios que cobren la suma y se la entreguen a otra persona pues su obligación solo será moral.

Una persona puede comprar un seguro de vida de la modalidad que elija directamente con las aseguradoras y agentes en las que se utiliza un proceso llamado aseguramiento, donde se toma la decisión de si se venderá o no dicha póliza.

Esto puede incluir desde preguntas sobre salud, trabajo y hábitos hasta pasar un examen médico; dependiendo de los resultados la compañía puede incluso negarse a vender la póliza si considera que el cliente se encuentra en un riesgo alto debido a su salud u otras razones.

Algunos empleadores ofrecen el seguro de vida como beneficio adicional a las prestaciones de sus trabajadores independientemente de la edad o el estado de salud, la mayoría de estos seguros son a término y la cantidad de cobertura limitada; además de que por lo general tiene un beneficio por causa de muerte igual a una o dos veces el salario anual o una cantidad fija.

Por lo general, no se deben responder preguntas de salud ni realizarse un examen médico a menos que desee más cobertura de la que proporciona la póliza básica en grupo, es importante tener en cuenta que la cobertura generalmente termina cuando se termina la relación laboral.

Las pólizas de seguro de vida tienen un periodo de prueba normalmente de dos años por lo que si el titular fallece dentro de este periodo, la compañía puede verificar la información en la solicitud de seguro.

En el caso de que se descubra que la información proporcionada fue incorrecta se puede negar el pago; aún si la información incorrecta no está relacionada con la causa del fallecimiento o si se proporcionó por error. Si la compañía niega el pago, debe reembolsar a su beneficiario las primas de seguro.

Una vez que la póliza ha estado en vigor por más de dos años se debe pagar el beneficio por causa de muerte sin importar la causa del fallecimiento; la póliza tendrá un nuevo periodo de prueba si es anulada y luego se restablece.

SI TE GUSTÓ EL CONTENIDO, COMPARTE
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Entradas Recientes

Categorías
Abrir chat